Luna Creciente
<div style="width:1300px;height:600px;background-color:#FF0000;">Aún no te has conectado? Anda, anímate! Leete un poco las cosas por aquí, y si te agrada te registras si aún no lo has hecho. ¡Te esperamos! Si no hay nadie conectado, no te preocupes; aún somos un foro nuevo, pero cada grano de arena contribuye. :)</div>



 
ÍndiceÍndice  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» URGENTE: LEAN POR FAVOR
por Saskya Sáb Oct 14, 2017 7:00 pm

» Bonus en tu territorio
por Vhaerea Dom Mar 19, 2017 5:12 pm

» buenas a todos
por niatuk Jue Mar 09, 2017 6:50 pm

» Las búsquedas de Vhae
por Vhaerea Jue Mar 09, 2017 3:13 pm

» You know I need someone. [Busqueda]
por Vhaerea Jue Mar 09, 2017 3:12 pm

» LOBOS AL ATAQUE!
por Vhaerea Jue Mar 09, 2017 3:09 pm

» Afiliacion Elite: Chasing the Moon
por Ahawi Sáb Mar 04, 2017 1:10 pm

Estación
Invierno

Los brotes de los árboles empiezan a florecer, y la nieve lentamente se derrite. Hace frío, pero ya no tanto como antes. Los ríos se descongelan, pero los lagos siguen siendo terreno peligroso... Una pata en falso, y caerás al agua helada.


3° Mes, 1era Semana. (Marzo de 107 D.E)
Este apartado se actualiza cada dos semanas. Última actualización: 26/11/2016. Próxima Actualización: 10/12/2016
Estadísticas
Tenemos 53 miembros registrados.
El último usuario registrado es niatuk.

Nuestros miembros han publicado un total de 390 mensajes en 131 argumentos.
¡SÉ EL MEJOR POSTEADOR DEL MES!
El último día, cada mes, al usuario con mas mensajes escritos le damos un premio que puede variar de entre los siguientes:
๏ Artículo V.I.P de la Tienda de Artículos
๏ 300 Penningrs
๏ Un dibujo de su personaje detallado, con fondo, sombreado y con iluminación.
๏ El nombre de tu personaje destacado en la tablilla y anuncios
¿¡Que esperas!? Empieza a Postear >:D
Los posteadores más activos del mes
Tabla de Afiliaciones

AFILIACIONES






AFILIACIONES ELITE


AFILIACIONES DE HERMANOS



Comparte | 
 

 Ficha de Ayame

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Ayame

avatar

Mensajes : 4
Edad : 16

MensajeTema: Ficha de Ayame   Mar Sep 20, 2016 8:22 pm







Ayame
"Un verdadero lobo no es domesticable"


"DATOS"


EDAD: 3 años y 6 meses
GÉNERO: Hembra
MANADA: Tribus Noctibus
RANGO: Beta
ACCESORIOS: -




"ASPECTO FÍSICO"
Ayame es una loba de contextura delgada pero un poco musculosa. Posee un manto blanco como la nieve, este es suave y un tanto grueso lo cual le es muy útil en los días fríos del invierno pero algo sofocante en los días de intenso calor. Tiene unos ojos de color celeste que puede resultar un poco llamativo ya que la mayoría de lobos con ojos celestes no los tienen de un color tan intenso como los tiene ella. Su nariz es de color negro y las almohadillas de las patas son del mismo color. Tiene unas garras largas y afiladas que le sirven mucho a la hora de escarbar. Posee unas orejas puntiagudas ni tan pequeñas pero tampoco muy grandes, estas son de un tamaño adecuado con el resto de su cabeza, en su oreja derecha tiene una especie de “arete” que le pusieron en el albergue para rastrearla he identificarla, y finalmente en el interior de las orejas se ve un pelaje de un tono un poco grisáceo pero este es casi invisible porque el gris es tan claro que se confunde con el blanco de su pelaje.




"DESCRIPCIÓN MENTAL"
Ella tiende a ser muy fría y cortante con otros lobos, detesta que andén con rodeos y no vallan directo al grano cuando se le quiere decir algo. A pesar de ser alguien que posee mucha paciencia, suele desesperarse cuando las cosas no le salen a la primera, cuando era más joven y estaba fuera del albergue, siempre se enojaba cuando no podía hacer una buena caza y le decían que con paciencia y practica lo lograría algún día, en otras palabras tiene paciencia con todo el mundo salvo con ella misma. Cuando no está enojada o estresada, puede llegar a ser una buena compañía para cualquier lobo, siendo un poco amigable, comprensiva y buena dando consejos, siempre está dispuesta a ayudar a quien se lo pida o vea que la necesita. A pesar de su constante actitud fría, seca y agresiva, a ella no le gusta ponerse o buscar conflicto con otros lobos, pero si alguien quiere pelea ella con gusto responde al llamado porque odia parecer cobarde.




"DESCRIPCIÓN ATLÉTICA"
El haber pasado gran parte de su vida encerrada en un albergue, la volvió una gran corredora ya que eso era lo único que podía hacer para divertirse, además de que también se la pasaba huyendo de los humanos que intentaban cogerla para que otros humanos pudieran verla desde más cerca e incluso tratar de acariciarla. Cazar se le hace un tanto complicado, pero es lo suficientemente buena como para sobrevivir sin necesidad de que alguien más le tenga que estar consiguiendo comida, además de que aprende con rapidez nuevas técnicas que logra observar de otros lobos que se encuentra por casualidad, pero siempre trata de que nunca la vean a ella, justamente en eso también sobresale, en el sigilo y el acechar presas u otros lobos que considera una amenaza, ya que en su juventud, también con la intensión de evitar a los humanos, se ocultaba y desplazaba entre las plantas con un gran silencio. Cuando se trata de luchar o defenderse es en donde más problemas tiene, ella nunca había tenido peleas hasta que estuvo en completa libertad, a partir de entonces ha aprendido de apoco y ahora es lo suficiente-mente fuerte y astuta como para que no la maten en los primeros segundos de pelea, pero aun considera que le falta mucho para volverse una gran luchadora como otros lobos que ha visto a lo largo de su vida. Por último, se le da bien desplazarse por diferentes territorios, ya que como viajera constante, se ha ido acostumbrando y adaptando a lo que se le ponga en frente.




"HISTORIA"
A diferencia de muchos lobos que hoy se encuentran en libertad, Ayame no inicio su vida así. Ella nació dentro de un albergue, pero no en uno cualquiera, este en particular era muy estricto con el comportamiento de los animales que residían en él. Los humanos que lo dirigían quería lograr la domesticación absoluta de esos animales, hacerlos aptos para que el público pudiera acudir al lugar y jugar o acariciar sin riesgo alguno a cualquier especie. Ayame desde muy pequeña fue puesta en diferentes entrenamientos para que obedezca y también la pusieron en contacto con humanos en un intento para que desde una edad temprana considerara natural la cercanía de ellos. Sin embargo, la loba albina jamás fue fácil de domesticar, desde que empezó a ser consciente de las cosas sentía una extraña repulsión hacia las personas, lo cual demostraba con gruñidos cuando uno se aproximaba demasiado a ella.

Ayame siempre fue la rebelde de todo el albergue, mordía a quien intentara tocarla, intentaba cazar a otras especies aunque sus intentos siempre terminaban con un sedante incrustado en uno de sus costados y se escapaba de los humanos que intentaban cogerla, ella no deseaba nada con ellos y mucho menos tenerlos cerca, siempre había tenido ese espíritu salvaje, aunque nunca  hubiese sentido que era la verdadera libertad. Un día cuando ya estaba harta de tantas reglas, restricciones y domesticación, decidió hacer lo más arriesgado que intentaría hasta el momento: Fugarse, sabia de ante mano que era una locura y que nada bueno saldría de eso pero, no quería seguir viviendo en un intento de habitad libre, ella a pesar del espacio que había, se sentía como en una jaula y no estaba dispuesta a seguir aguantándolo más, ya no quería seguir reprimiendo sus impulsos salvajes, quería ser libre… quería ser un verdadero lobo, no un perro domesticado.

En los siguientes días, Ayame busco a otros lobos que quisieran huir con ella, pero para su sorpresa y desagrado, todos estaban contentos con la vida que tenían en el albergue, decía que les agradaba la cercanía de los humanos y que estos los alimentaran. Ayame solo se quedaba mirando con desagrado a los que le respondía eso para luego irse asqueada – son una vergüenza para los lobos, permitiendo que los domestiquen como si fueran perros hogareños… me dan asco – pensaba. Cuando llego el día en donde se fugaría, la loba no había conseguido a nadie que quisiera acompañarla, todos habían resultado ser unos cobardes perros domesticados, a ella le termino por dar igual si la seguían o no, esa misma noche se largaría del lugar para obtener su verdadera libertad.

Ya caída la noche puso su plan en marcha. Los días anteriores había estado escarbando un hueco bajo tierra lo suficientemente grande como para que quepa en él y pudiera pasar hasta el otro lado de esa telaraña extraña, que era increíblemente resistente sin que nadie se diera cuenta, pero para su mala suerte las cosas no resultarían tan fáciles. Una vez que logro estar del otro lado de la telaraña, se empezó a escuchar un ruido muy fuerte que le estaba matando los tímpanos, fue cuando supo que debía irse ahora. Tratando de no hacer caso a ese ruido insoportable, corrió y empezó a alejarse lo más que podía del lugar. Estuvo un largo rato buscando una salida, pero cuando al fin la encontró empezó a sentir su mundo girar a su alrededor y luego todo negro, había fallado en su propósito y la había capturado antes de que siquiera pisara territorio libre. Al abrir los ojos se sentí desubicada, no lograba reconocer el lugar en donde estaba, y era porque no estaba en un lugar que conociera.

Le tomaron unos segundos darse cuenta que no estaba en el albergue, y mucho menos en libertad, estaba literalmente en una jaula, más bien en una caja con agujeros para que pudiera respirar. Se sentía más molesta y frustrada que nunca, había fallado en su propósito y ahora quien sabría a donde irá a parar – seguramente a otra prisión, solo que peor que el albergue – piensa la loba soltando un bufido de frustración. Los días pasaban y Ayame seguía sin saber cuál sería el destino que la esperaba, solo sabía que este no tendría la libertad que tanto anhelaba su ya marchito corazón que había perdido toda esperanza. Pero un día… tuvo un gran golpe de suerte, el objeto con ruedas donde iba Ayame paso por una especie de bache que provoco que la caja donde la tenían presa callera y se rompiera. El golpe la dejo media aturdida, pero al ver la oportunidad de escapar no pedio el tiempo y corrió, corrió como nunca lo había echo en su vida, alejándose de aquellos que la había tenido prisionera por tanto tiempo, al fin era libre.

Su primera noche fuera del albergue fue magnifica, tantos nuevos olores, texturas, paisajes… se sentía en la dicha, al fin sabía que era la verdadera libertad. Sin embargo los días siguientes resultaron ser más duros de lo que esperaba, el haber estado viviendo tanto tiempo en cautiverio y con tantas reglas, le habían impedido desarrollar habilidades básicas que cualquier lobo debería tener como por ejemplo cazar. Por muchos días tuvo que alimentarse de la las sobras de otros animales he incluso robarles la comida mientras aprendía a cazar. Aquellos meses fueron largos y duros, en varias ocasiones estuvo al borde de morir de hambre de no ser por algunos golpes de suerte que tenía, pero todo fue mejorando conforme sus instintos de caza se fueron agudizando hasta llegar al punto donde podía cazar con mayor facilidad. Conforme pasaban los días, Ayame fue despertando cada vez más sus instintos salvajes, ahora se sentía un verdadero lobo, incluso se volvió una viajera constante, explorando diferentes terrenos y aventurándose en lugares desconocidos, aunque más por gusto… lo hacía porque no tenía otra opción.

Meses atrás descubrió que no era tan libre como pensaba, resultaba que esos humanos andaban siguiéndole las huellas, a donde ella fuera ellos la encontraban siempre. Descubrió que la razón de esto era nada más ni menos que la cosa que se le había incrustado en la oreja cuando era una cachorra, no podía sacarle otra explicación a como siempre terminaban por encontrarla fuera a donde fuera. Todo se volvió gris y oscuro desde entonces, aún lejos del albergue seguía siendo una prisionera de los humanos, no podía quedarse en ningún lado mucho tiempo o podrían atraparla. Ayame había intentado más de una vez quitarse esa cosa por su cuenta, pero había sido inútil, si no lo hacía alguien mas sería imposible. Desde entonces, la loba blanca se mantiene alejada de cualquier lobo, con el propósito de que nadie corra la misma suerte que ella, aunque todos desconozcan eso. La distancia que se puso con otros lobos ensombreció su actitud, volviéndola completamente fría y seca con cualquiera. Por esto en las noches más hermosas le aúlla a la luna, pidiéndole siempre que la librara de su prisión y que por fin pudiera tener lo que siempre quiso… su libertad.

(Una vez hecho rol se agregara como se unió a la manada)




"OTROS DATOS"
Le gusta correr, cazar, viajar, conocer nuevas tierras, mirar y aullar a la luz de la luna, la primavera ya que no es ni tan fría ni tan calurosa, le gusta estar tranquila y la carne fresca.

Odia a los humanos, los animales domesticados, la cosa que lleva en la oreja, pelear, estar teniendo que huir de los humanos, los sedantes, los lobos que solo quieren pelea y las jaulas
.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Cronista
Admin
avatar

Mensajes : 91

MensajeTema: Re: Ficha de Ayame   Miér Sep 21, 2016 1:12 pm

Ficha Aceptada

ACTUALIZACIONES

1/1/2017

Edad actualizada, de 2 años y 10 meses a:
3 años y 6 meses.

8 meses han sido agregados.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://lunacreciente.el-foro.com
 
Ficha de Ayame
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Ficha de Ayame
» Ficha de Ayame
» Ficha de Natasha
» Es Oficial, el Tenerife ficha a Gonzalo Arconada como técnico
» Ficha de Deadpool

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Luna Creciente :: Off-Rol :: Tribus Noctibus-
Cambiar a: